¿Qué esperan tus empleados de ti?

By 8 mayo, 2017Blog

Con frecuencia leemos todo tipo de artículos en los que las empresas y sus jefes te dicen lo que esperan de ti, trabajador o candidato a un puesto de trabajo. Tu educación, tus conocimientos, tu experiencia, tus actitudes y aptitudes se ven continuamente evaluadas, mientras todo el mundo te dice lo que deberías hacer o pensar para caer bien, para merecerte el salario que recibes o para hacer méritos de cara a tu continuidad en la empresa. Pocas veces, sin embargo, se plantean las cosas a la inversa: ¿Qué esperan los empleados de su empresa, de sus superiores? ¿Qué comportamientos esperan ver en ti, su jefe? ¿Cuáles son sus expectativas? Hablemos de ello.

Por desgracia son demasiados los “jefes” que nunca se cuestionan estas cosas: unos porque no tienen ese tipo de inquietudes, simplemente no les importa; y otros por creer que ocupan su puesto porque el destino les ha colocado donde están por ser poseedores de un talento superior para el mando, de una suerte de inspiración divina que les hace mejores a los demás,
Jefatura y liderazgo son, como sabemos, conceptos muy distintos. Y las empresas lo que necesitan son líderes, no jefes; necesitan personas motivadoras, personas que les ayuden a formarse, a gestionar mejor los recursos, a ser más productivos… Los empresarios y directivos valiosos para sus empresas, los que ejercen el mando con responsabilidad y persiguen el bien de la empresa a través de la #productividad, deberían preguntarse continuamente si están haciendo lo que se espera de ellos… Si entablasen conversaciones frecuentes con sus subordinados se encontrarían con planteamientos como estos:

  • Todos los trabajadores anhelamos estabilidad económica. La naturaleza humana nos empuja a buscar ambientes conocidos, controlados, en los que desaparecen las incertidumbres y nos sentimos seguros de poder cubrir nuestras necesidades básicas. Y esperamos que nuestros superiores contribuyan cada día a facilitar y consolidar esa estabilidad.
  • Esperamos contar con jefes justos. Aunque cada uno de nosotros tenemos un concepto distinto de la justicia, todos esperamos que nuestros superiores adopten pautas que eliminen la discriminación en nuestro entorno laboral; esperamos ser tratados con igualdad de oportunidades en temas como el salario o la promoción interna. La injusticia carcome a los empleados hasta desintegrar el tejido productivo de las empresas.
  • Esperamos jefes accesibles. Todos aspiramos a poder comentar con nuestros jefes, sin temor a represalias, cualquier preocupación de nuestro día a día, ya sea laboral o personal. Queremos al jefe que te recibe, que te escucha y se muestra dispuesto a echarte una mano cuando es posible, que te corrige con educación y que desprende cercanía. No hay nada más frio para un trabajador que ver la puerta del despacho del jefe cerrada a todas horas. Derribar esa barrera es una muestra inequívoca de #liderazgo.
  • Queremos jefes honestos, íntegros, coherentes… Todos aspiramos a desarrollar nuestro trabajo en entornos en los que se hacen las cosas bien, en los que existe la plena confianza de que los empresarios y directivos están comprometidos con el progreso de todos los integrantes de la empresa. No nos gustan los jefes tramposos, beligerantes, que fomentan el chismorreo y la desunión. ¡Esperamos poder “presumir” de nuestros superiores, sentirnos orgullosos de ellos!
  • Esperamos contar con jefes empáticos y flexibles, capaces de ponerse en tu lugar para compaginar los intereses de la empresa con los de sus trabajadores en beneficio de ambas partes; jefes que te ayudan a progresar, a formarte como trabajador y como persona. Queremos poder decirle a nuestro jefe que no estamos de acuerdo con él, explicarle nuestro punto de vista y ¡que no pase nada!
  • Queremos jefes motivadores, jefes que te impulsan a crecer, que te proponen retos y, si los alcanzas, están dispuestos a recompensar tu esfuerzo.

Las empresas están integradas por personas. Si eres capaz de superar sus expectativas, si eres capaz de implantar este tipo de relaciones en tu empresa, estaremos ante un líder, no ante un jefe. No es tan difícil. Habla con tus subordinados, ellos te lo explicarán.

“Los clientes NO son lo primero. Los empleados son lo primero. Si cuidas de ellos, ellos cuidarán a tus clientes”.
(Richard Branson, Virgin)

Compártelo

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR