¿Por qué deberías llamarme? (Morosidad)

By 16 marzo, 2017Consejos
márgenes

He quedado con Juan esta tarde, porque tenemos un asunto importante que revisar. Tras un análisis de su Balance detecté que los saldos de sus clientes son muy elevados para su nivel de facturación, y eso sólo puede significar dos cosas: que sus plazos de cobro son extremadamente “benévolos”, o que existe una elevada cifra de morosidad.

Como el primer tema ya está encaminado, véase el consejo 2, hoy vamos a centrarnos en el segundo. Tras repasar el origen de los saldos, compruebo que muchos de ellos vienen de muy atrás. Juan me explica que existen saldos morosos que su abogado no ha podido gestionar, y la causa más común es la inexistencia de documentación probatoria: muchos albaranes de entrega no se firman ni se sellan, en otros no se identifica correctamente al receptor, algunas facturas no se corresponden con la sociedad que recibe la mercancía… También me cuenta que muchos clientes se niegan a firmar correctamente los albaranes, porque “ya nos conocemos…”; en otros casos, son las prisas de sus propios conductores las que generan la ausencia de firmas…

Le comento que estamos ante un tema muy frecuente en las empresas pequeñas, que en muchos casos se concentran en vender a toda costa, pero no conceden importancia a la seguridad jurídica de sus operaciones. Y claro, luego pasa lo que pasa.

Seguramente a ti, apreciado lector, te ha sucedido lo mismo en más de una ocasión. Si es así, puedo ayudarte. Sólo tienes que contactar conmigo, nos pondremos a trabajar sobre la marcha. No esperes más, llámame o envíame un WhatsApp: 639 442 873.

Compártelo

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR