¿Por qué deberías llamarme?

By 23 febrero, 2017Consejos
prevención riesgos

Juan se siente mal. Esta mañana se levantó con molestias estomacales, le duele la cabeza, se encuentra cansado….

Lleva horas así. Ya está, basta!. Coge el teléfono y pide cita en el centro de salud, para que su médico le eche un vistazo….

Esta situación es de lo más cotidiano: nos encontramos mal, quizás estamos enfermos, o tan sólo tocados… Acudimos al médico y listo. Recurrir a un profesional médico es un acto que realizamos con toda naturalidad.

Pero Juan también es empresario. A su empresa le cuesta cerrar ventas, le dicen que sus presupuestos son caros. Sabe que su competencia aprieta con los precios, pero él no puede bajarlos porque mantener su negocio cuesta mucho. Estos últimos meses las cosas no han ido bien, cada vez le cuesta más pagar las nóminas, vienen vencimientos fiscales, algunos clientes se están retrasando con los pagos… Juan está empezando a preocuparse seriamente, no sabe qué hacer.

Para muchos empresarios esta situación también es cotidiana. Sin embargo, al contrario de lo que sucede cuando se trata de su salud personal, cuando tienen problemas con el negocio no llaman a un profesional, sin darse cuenta de que realmente se encuentran ante la misma situación: la salud de su empresa.

Por eso, no dejes que un problema leve se vuelva crónico; no permitas que un bache económico, un revés temporal o la pérdida puntual de ingresos conviertan un negocio próspero en uno poco rentable o insolvente: acude al profesional, llámame.

Te ayudaré a determinar la “enfermedad”, buscaremos el tratamiento más adecuado y tu empresa volverá a ser fuerte. ¿A qué estás esperando? Aquí tienes mi número, llámame ahora mismo, o envíame un WhatsApp: 639 442 873.

Compártelo

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR