¿Y tú, esperas o trabajas?

By 6 febrero, 2017Blog

Hace tiempo leí un estudio sobre las nuevas tecnologías que me causó un gran impacto; hoy, transcurridos un par de años, creo que sigue plenamente vigente, para desgracia de nuestras empresas. Por eso he querido escribir sobre ello.

Todos tenemos experiencias, personales o conocidas, en las que el trabajador llega a su empresa por la mañana, enciende el ordenador y realiza el paseo rutinario: la máquina de café, salir a fumar un cigarrillo, comentar con los compañeros el resultado del partido de futbol o la película de anoche… Al rato ese trabajador se sienta ante su ordenador, abre las aplicaciones y comienza su jornada.

El estudio Digital Downtime Study, realizado por Redshift Research para SanDisk, firma de tecnología, recogía datos de 8000 usuarios de ordenadores en los principales países europeos (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia o España), además de Estados Unidos, China y Australia, y planteaba unas conclusiones alarmantes:

  • Los usuarios españoles de ordenadores habrían perdido más de 120 horas (5 días completos, 3 semanas laborales) frente a sus ordenadores esperando la carga de archivos y aplicaciones, debido a su lentitud.
  • El usuario medio de un ordenador en España espera una media de más de 11 minutos para que su dispositivo se cargue, convirtiendo la ralentización de los ordenadores en una de las siete experiencias cotidianas más estresantes de los usuarios informáticos (junto con las esperas al transporte, las esperas en un restaurante donde no tienen reserva, las citas médicas o, en el punto más alto, las esperas en llamadas telefónicas).
  • El 36% de los encuestados en España confirma pérdida de horas de sueño, y el 27% manifiesta haberse puesto de mal humor todo el día. En otros países, el 35% de los franceses y el 37% de los chinos confirmaron también que la lentitud de los ordenadores afectaba a su estado de ánimo.
  • Para desahogarse, el 17% de los españoles reconoce agresiones físicas al dispositivo, que igualmente reconocen el 23% de los usuarios alemanes y, por debajo, el 14% de chinos y estadounidenses.

Este escenario muestra, sobre todo, la pérdida de productividad que los equipos informáticos obsoletos representa para las empresas. Aparte de la repercusión en el estado de ánimo del trabajador y su falta de motivación hacia su actividad profesional, las consecuencias económicas son evidentes.

Si tomamos como ejemplo un mando intermedio de una empresa, que perciba un salario bruto de 30.000 euros/año, podemos concluir:

  • Coste laboral para la empresa: 39.600 euros/año.
  • Coste por mes trabajado: 3600 euros (vacaciones 1 mes, trabaja 11 meses).
  • Coste semanal: 900 euros.

Con estas cifras podemos concluir que las tres semanas de trabajo “perdidas” por la ralentización de los ordenadores y la consiguiente carga lenta de las aplicaciones informáticas que usa el trabajador, representan para la empresa un coste superior a los 2.700 euros anuales, coste que se incrementará proporcionalmente con el nivel salarial del empleado; lógicamente, cuanto más gana el empleado más coste representa su inactividad para las empresas (por ejemplo, para un salario bruto de 50.000 hablamos de un coste de 4.500 euros anuales)

Este breve análisis, por simple que parezca, viene a poner sobre la mesa la imperiosa necesidad para las empresas de facilitar a sus empleados los mejores medios productivos que puedan adquirir; y es fácil comprobar que el ahorro que representa mantener al trabajador activo compensa con creces la inversión tecnológica necesaria. Observamos que el ahorro de tiempo, convertido finalmente en mejoras de productividad, está íntimamente ligado a los medios tecnológicos que la empresa pone en servicio. Así, si adquirimos un ordenador potente cada 3 años, quizás hayamos invertido unos 1.000 euros; pero habremos ahorrado a la empresa 8 o 9 veces más. Y todo ello sin olvidar que, además, habremos evitado que el malhumor del afectado convierta su entorno laboral en una jaula de grillos de ambiente irrespirable.

 

Compártelo

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más información.

ACEPTAR